Natación

[técnica de nado][bsummary]

NUTRICION

[consultorio de karina][bsummary]

TRIATLON

[TRIATLÓN][bsummary]

ZDM SHOP

[ZDMSHOP][grids]

RUNNING

[RUNNING1][bsummary]

Ciclismo

[ciclismo1][bsummary]

Inversión y trading

[ZDMinvestments][bsummary]

¡¡SOY INEF!!


INEFTOS PARA SIEMPRE

Cambios de clase a todo correr por las instalaciones del INEF (de Judo a Pedagogía, de Pedagogía a Fútbol, de Fútbol a Idioma...), y todo esto sudados y sin tiempo para ducharnos; pero no pasa nada porque, total, vamos todos igual, apañando aseos en cinco minutos con su correspondiente cotilleo. Comemos como bestias, si; pero como somos de INEF, apenas engordamos. Tenemos mil horas de clase y eso nos impide trabajar al 90% de nosotros, porque somos de INEF. Los que estudiamos esta carrera somos un mundo aparte. Estudiamos medicina, física, química, psicología, pedagogía, sociología, historia y, por supuesto, muchos deportes, y nos sobra tiempo para emborracharnos, fumarnos, trabajar, entrenar y tener nuestros líos... Por algo estamos en el INEF.

¡Hey!, además de aprobar el Bachillerato y la Selectividad en Junio (ya que a INEF sólo se puede acceder en Junio), tenemos que pasar una serie de pruebas físicas que determinarán si nuestro estado de forma es el adecuado para entrar en La Casa.
"¡Mira a ese; fuma y está en el INEF!"
"¡Claro tío; eso es! Estoy en el INEF y puedo hacer lo que me proponga; de hecho, podría fumar, beberme un botellín, hacer el pino y jugar al bádminton a la vez; pero no lo hago por no incomodar a los mortales de a pie que estudian otras carreras."
Es posible que no sepamos integrar, derivar u otras cosas semejantes, pero es por el simple hecho de que nos resulta útil para alcanzar nuestros objetivos, y para eso, los de INEF, somos muy funcionales.
Somos de INEF porque mola; mola saltar, correr, bailar, jugar al fútbol, al tenis o hacer gimnasia artística. Y también mola desesperarnos con asignaturas como Anatomía o Bases, y elaborar complejas técnicas de ligoteo en Bibliotecas en los meses de febrero y junio.
Mola estudiar INEF por todo el interculturalismo que hay; desde los de León (los que más beben... y menos mean), hasta los de Cádiz (¿cuántos cascabeles tenía?).
Estudiamos INEF para deleitarnos con esos cuerpos Danone en Natación; por el tigretón, por las duchas con cantes y cotilleos, por las clases que nos piramos.
A los que estudiamos INEF nos gusta que todos sepan que lo hacemos; de ahí los parches, las camisetas y demás objetos con nuestro escudo; nos gusta, aunque luego nos digan: "¿Tú no estudiabas INEM? Si, eso de la gimnasia." Y es que, aunque nos sitúen en la cola del paro, por lo menos nuestra Facultad no está llena de feos.
Estudiamos INEF por las partidas de mus en la cafetería durante clases inaguantables; por la primera nevada en el campo de fútbol, por las taquillas, por esos incontables moratones, y por las veces que se nos subió un gemelo a las órdenes de Isidoro. Estudiamos INEF porque decir que sabes mil deportes, mola. Estudiamos INEF por los "exámenes en común" del Aula Magna, por el "hoy por ti y mañana por mí". Nos encanta reírnos de las notas y consolarnos unos a otros; nos encanta ver que no sólo fuiste tú, que fue un 75%. Los que estudiamos INEF damos gracias al compañerismo entre generaciones, a las novatadas, a las fiestas, al compromiso. Somos conscientes de que somos unos afortunados por estar donde estamos, y aunque tengamos que hacer seiscientos millones de trabajos, y siempre esperemos al último momento, el profesor lo tendrá en su mesa al día; iremos a las clases prácticas, y aunque tengamos la pierna rota por dieciséis sitios, eso no nos impedirá sobrepasar el número de faltas.
Es cierto que la gente de INEF somos una raza por descubrir.
Es el único universitario capaz de pegarse su gran "Fiesta del Novato"; llenar La OH con tres mil Ineftos más hasta las siete de la mañana y plantarse en la piscina a las 8'30, para sufrir en la clase de Conchi... El Inefto sufre como un cabrón en sus clases de natación con 5º de temperatura ambiente y 10º en agua...¡Somos así de machotes!
Como dice VICENTÍN, "un Inefto nunca se pierde, sólo da un rodeo"... y es que, para que sepáis el resto de mortales, estamos orgullosos de pertenecer a esta Santa Casa, y por ello todos, absolutamente todos, llevamos nuestros parches del INEF en la mochila; usamos las camisetas de todas las promociones habidas y por haber, y pegamos pegatinas con nuestro logo en taquillas, puertas, coches, carpetas, cascos y cualquier objeto que se nos ponga por delante.
El Decatthlon sobrevive gracias a nosotros... Un Inefto no va a clase con una carpeta y un boli... ¡No! Un Inefto lleva su bañador + gorro + gafas de natación, las chanclas y el champú para ducharse, el palo de hockey y las mallas de sistemática, el amigo sobotta y la raqueta de bádminton... Se baja corriendo la Avenida del INEF y, como buen novato, JAMÁS cogerá el ascensor para subir a la tercera planta durante el mes de octubre... ¡Somos así de machotes!
Estudiamos INEF porque nuestras tres semanas de novatadas son incomparables a cualquier otra carrera del mundo mundial; porque nos flipa irnos cuatro días a Tavira y meternos en el agua a 3º; disfrutamos pegándonos ostias en las clases de Judo de Espartero, adoramos a Zubiaur con su "joder, el INEF no es pinta y colorea", tenemos una cafetería donde siempre habrá alguien de cachondeo de ocho de la mañana a ocho de la noche; nuestra biblioteca parece un botellón permanente, y se liga más en chándal que en tacones.
No nos importa cambiarnos de pantalones delante del resto de la clase, porque después de cinco años, ya no hay nada que nos sorprenda del de al lado... Nos hemos visto haciendo el invertido y sus mil ostias progresivas previas, sufriendo los exámenes de Anatomía de Primero estando ya en quinto de carrera, haciéndonos la foto de la orla, puteando a los novatos rebotados y cantando el himno a Cagigal... Pidiendo apuntes por Internet y recortando chuletas en la 8ª, con los ojos como platos en las clases de Legislación, y exponiendo trabajos terminados cinco minutos antes en las de Algar... No nos dedicamos a darle patadas al balón; estudiamos Psicología, Historia del deporte, Biomecánica y Fisiología del ejercicio, nos pasamos el día bajando de la 3ª a la piscina, de la piscina a la 2ª, de la 2ª a la pista de atletismo, y de la pista al pabellón... Comemos un sándwich en los cambios de clase... No nos sobra el tiempo nunca; nos gusta tener seis clases de hora y media al día; irnos a currar de tres y media a siete, y después entrenar hasta las diez...!Somos imparables!
El INEF es tu segunda casa (o la primera), y conocerás por su nombre a los bedeles, a las señoras de la limpieza, y todos los de gestión académica, al equipo de la Biblioteca, a los profesores y a la Gran Decana Marta Zubiaur . Seríamos capaces de no terminar nunca la carrera, porque un Inefto llora cuando se licencia, se mete en la página del INEF todos los días, aunque ahora viva en Málaga o en San Sebastián... Mueve cielo y tierra por volver a ir a las fiestas del Novato y además, sigue quedando con los compañeros de promoción cuando ya han pasado veinticinco años...

Señores, un Inefto no se hace, nace

“Experiencia es lo que obtienes cuando no consigues lo que quieres“ Randy Pausch