Natación

[técnica de nado][bsummary]

NUTRICION

[consultorio de karina][bsummary]

TRIATLON

[TRIATLÓN][bsummary]

ZDM SHOP

[ZDMSHOP][grids]

RUNNING

[RUNNING1][bsummary]

Ciclismo

[ciclismo1][bsummary]

Inversión y trading

[ZDMinvestments][bsummary]

SOS: DIETAS MILAGRO. EXPEDIENTE DE ALTO RIESGO.









Como cada año, con la llegada del verano comienza la temida operación bikini y con ella, resurgen a escena las famosas “dietas milagro”. Durante estas fechas muchas personas preocupadas y sensibilizadas con su imagen corporal, influenciadas por la presión del factor social recurren estas dietas milagrosas. Todas ellas aseguran ser la panacea y prometen garantizarnos una pérdida de peso sin apenas esfuerzo, pero la realidad es bien distinta, tan sólo buscan obtener beneficio económico a costa de poner en severo riesgo nuestra salud.

La mayoría de personas arrastran malos hábitos alimentarios a lo largo de todo el año y no es hasta llegados a este periodo del año cuando deciden someterse a la última dieta de moda para lograr reducir esos kilos de más que estilizarán su figura.

Inicialmente someterse a una dieta no debería acarrear ningún problema sobre nuestra salud. Sin embargo, se tratan de dietas sin ningún tipo de fundamento y que carecen de rigor científico o base que las sustentante, alejadas de cualquier lógica que tan sólo buscan atraernos con falsos e ilógicos principios.

En caso de que lleguen a ser efectivas, podrán hacernos bajar de peso pero, ¿A qué precio? La respuesta resulta bien sencilla. Hay que estar dispuesto a poner en un severo riesgo la salud.

Generalmente la pérdida suele tratarse de agua y músculo, no de grasa corporal. En su mayoría son dietas excluyentes en macronutrientes y desequilibradas, carecientes de cualquier estructura o pauta correcta de alimentación, que están prescritas por personas no profesionales ajenas al campo de la salud y de la nutrición.

Todas ellas comparten algo en común, generar consecuencias perjudiciales para el organismo, además de no sólo continuar sin corrigen los malos hábitos alimenticios, sino que los empeoran, haciendo que desarrollemos situaciones carenciales como anemia, alteraciones metabólicas severas, afectación del rendimiento físico y lucidez mental, generando sobrecarga hepática y renal o provocando cambios de nuestro estado de ánimo, pudiendo llegar a ocasionar depresión, cansancio o apatía volviéndonos irascibles e irritables.

Otro factor a tener en cuenta será el indeseado e ineludible efecto “yo-yo”, es decir, la recuperación inmediata e incrementada de peso que acontecerá una vez sea abandonada la dieta.

En definitiva, estas dietas milagrosas que tienen como único objetivo el engaño y que pretenden embaucarnos, no sólo conllevarán el desarrollo de efectos negativos para el organismo sino que no obtendremos los resultados deseados.

En nuestras manos está el rehuir esta clase de dietas que suponen un riesgo para nuestra salud y bienestar, y antes de tomar la decisión someternos a dieta debemos estar seguros de ponernos en manos expertas. De esta manera garantizaremos lograr disminuir de peso de un modo fiable y evitar ganancias futuras indeseadas.

Asimismo, debemos realizar un cambio sobre nuestra mentalidad alejando el termino negativo y monótono de al que solemos asociar el concepto “dieta” por el de estilo de vida saludable con los que fomentar nuestra calidad de vida y aprender hábitos de nutricionales favorables con los que obtener los resultados deseados y verlos reflejados en nuestra imagen corporal.